España e inmigración, un Estado impasable e impasible

España e inmigración, un Estado impasable e impasible

ahah

En los últimos 10 años, las políticas fronterizas españolas se han recrudecido hasta tal punto que el Estado Español ha dejado de ser una ruta principal de migración hacia Europa. Aún así, gran parte de la población sigue pensando que dichas políticas son bastante o incluso muy permisivas.

En 2005 cientos de personas saltaron las vallas entre Ceuta y Melilla (enclaves excluidos del espacio Schengen) y Marruecos. La brutal respuesta de las autoridades dejó cinco muertes y muchas personas heridas de gravedad. Desde ese momento, se empezaron a aplicar medidas para reforzar las vallas, tanto españolas como marroquíes, introduciendo cambios legales y acuerdos con los países del oeste de África para agilizar la devolución de las personas que intentasen cruzar.
En 2014 se repite la historia de modo, si cabe, aún más escalofriante: 15 personas inmigrantes mueren ahogadas en la misma zona, al hundirse la embarcación en la que viajaban, después de que las autoridades se dedicaran a bombardearla con pelotas de goma y gases.
A día de hoy, los flujos migratorios se han desviado hacia rutas más lejanas a través del Mediterraneo dónde en 2014 murieron al rededor de 3224 personas.
Pero no acaba aquí la cosa, España también destaca por haber denegado el 61% de las solicitudes de asilo europeas y está incumpliendo el acuerdo de reubicación de personas refugiadas, habiendo acogido solo 18 de las 9323 prometidas. Además, se ha denunciado en diversas ocasiones el trato inhumano que se
profesa en los CIEs españoles.
En cambio, en la opinión de la población española, según diversos estudios especializados se percibe un sentimiento de rechazo a la inmigración, por ejemplo el 70% considera que el número de inmigrantes es elevado o excesivo, aún cuando éste viene disminuyendo desde 2008. Y en relación a las políticas migratorias y fronterizas españolas, más de un 60% de la población afirma que son más bien tolerantes o incluso demasiado tolerantes. En cuanto a los medios de comunicación, existe una concepción mercantilista de la inmigración, siendo bienvenida solo como mano de obra, además de una injusta asociación entre inmigrantes e inseguridad. Dicha imagen coincide con el discurso que sustenta las políticas migratorias europeas, centradas en aumentar la seguridad, al considerar la inmigración como una amenaza para la integridad europea, refiriéndose especialmente a la irregular.
Lo cual conlleva una peligrosa clasificación entre buena inmigración, eso es personas refugiadas provinientes de ciertos y mediáticos conflictos bélicos y la mala, especialmente relacionada con la inmigración económica.
En conclusión, el Estado Español y los paises europeos se desresponsabilizan descaradamente de esta supuesta crisis de refugiadas y migrantes, blindando las fronteras, invirtiendo mucho más en industria militar que en la acogida de las personas y presionando a los paises receptores para que impidan la llegada de éstas en Europa. Se está creando una fortaleza europea, comenzando por el Estado Español, que distingue entre personas con derecho al libre movimiento e incluso a la vida, de las que no.
Debemos construir un nuevo concepto de ciudadanía desvinculado del Estado- Nación, porque cambiar de país no se debería considerar nunca más un delito, porque
¡Ninguna persona es ilegal!

Mar Quintana Pascual

Leave a Comment

Your email address will not be published.

*